¿Qué son las distorsiones cognitivas?

Distorsión cognitiva

Las distorsiones cognitivas se encuadran dentro de las llamadas terapias cognitivo-conductuales. Hace ya décadas que la psicología científica, la psicología fundamentada en la ciencia y basada en la evidencia utiliza este tipo de terapias. Hoy por hoy, se sigue considerando este sistema el más eficaz para solucionar los problemas psicológicos de las personas. Aunque en los últimos años se han venido añadiendo otros conceptos y teorías que han dado lugar a las llamadas terapias de tercera generación. Aquí, sin embargo, me voy a referir a la cognitivo-conductual, que paso a explicar someramente.

La base teórica consiste en dos palabras que en realidad son dos sistemas:

Lagrimas de plata
  • Conductual: basado en la psicología conductista (Skinner y muchos otros autores). Se refiere a la conducta de los individuos, es decir, a lo que es visible, a lo que cualquier persona podría observar con sus ojos. Dentro de las conductas, digamos patológicas, estarían la de llorar o la de enrojecerse, por poner un par de ejemplos sencillos. Podemos ver como la persona hace eso
  • Cognitivo: basado en la psicología cognitiva (psicólogos como Neisser y Broadbent en la parte teórica, y Beck y Ellis en la aplicada, entre otros muchos autores). Se refiere a los procesos superiores del pensamiento, los llamamos superiores por referirse a la parte más evolucionado del cerebro (respecto de otros animales en la cadena evolutiva). Se definió en un primer momento como el estudio del procesamiento de la información, es decir como nuestro cerebro organiza la información que entra por nuestros sentidos. Los procesos más estudiados son tales como el razonamiento, la percepción, la resolución de problemas y la toma de decisiones entre otros.

Integrando ambas teorías

En un principio estas teorías eran opuestas, básicamente los conductivas afirmaban que no importaba qué sucede dentro del cerebro, lo que importa es el comportamiento, es decir, la conducta. Los cognitivistas, en cambio, afirmaban que son nuestras cogniciones las que dirigen las conductas, cambiamos las cogniciones cambiaremos el comportamiento. Con el paso de los años se ha ido demostrando que ambas técnicas son eficaces para unos u otros trastornos, de ahí que como decíamos al principio, se denominen cognitivo-conductuales.

Las distorsiones cognitivas

En el estudio del procesamiento de información, se detecta que las personas a veces interpretamos «el mundo» de una forma que difiere bastante de la realidad. Hay que aclarar que la realidad no existe, que no hay una forma única de las cosas, que la realidad tiene varias caras. Pues imaginemos que hay algo en nuestra forma de pensar que «distorsiona» la información que recibimos. Es decir, nuestra mente se aleja en gran medida de la interpretación de lo que nos ocurre.

Cristales distorsionados como metáfora de distorsión cognitiva

En consulta para explicarlo de un modo sencillo (en verdad poco científico), exponemos la situación de una persona que ve «el mundo» a través de una cristalera. Como hemos dicho, si el cristal está absolutamente limpio, la persona NO ve las cosas como son. Siempre hay un factor interpretativo, es decir, vemos las cosas como somos nosotros, no como son. Pues ahora imaginemos que esos cristales no están limpios… Ahora, además del factor subjetivo, estamos añadiendo algo más… la distorsión cognitiva. O las distorsiones cognitivas. Yo suelo trabajar con quince, aunque otros autores emplean un número diferente. A lo largo de las semanas iré exponiendo en el blog cada una de ellas, de una manera que pueda ser entendida con facilidad.

Imagenes de Alia Wilhelm y Kaleb Nimz en Unsplash

Comenta algo, no te cortes...

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.